El precio sigue mandando en la decisión de compra frente a la sostenibilidad

Los consumidores españoles tienen en cuenta la sostenibilidad a la hora de hacer sus compras, pero el precio sigue siendo el principal factor que orienta sus decisiones de consumo en el día a día. Una dicotomía que se conoce como “Green Gap” y que constituye una de las principales conclusiones de “El dilema del consumidor en España”, un estudio que han presentado esta mañana Cristina García-Orcoyen, directora de la Fundación Entorno-BCSD España, y Juan José Roque, socio de Deloitte y responsable de la industria de productos y servicios.

Este informe recoge los datos del Think Tank “Tendencias de consumo” que ha liderado Deloitte y que ha contado con la participación de las 11 empresas del Foro Estilo Sostenible: Campofrío, DKV Seguros, Ecoalf, Ecoembes, Leroy Merlin, Mango, Grupo Matarromera, Meliá Hotels International, Nestlé, PepsiCo y Unilever España.

Según el estudio, el 75% de los consumidores españoles afirma estar dispuesto a pagar más por un producto si, además de ser funcional, contribuye a la sostenibilidad del entorno. Pero para estos consumidores el factor determinante de su decisión de compra es la relación calidad-precio, seguido de los aspectos relacionados con la salud.

Un 32% de los encuestados afirma estar dispuesto a pagar entre un 10% y un 15% más por adquirir un producto sostenible y un 20% pagaría entre un 6% y un 10% más.

“Las empresas que sean capaces de conectar las aspiraciones de las personas con sus necesidades como consumidores, y transformarlas en elecciones de compra más lógicas, sencillas y atractivas en precio, serán las compañías que liderarán el mercado del consumo”, aseguró García Azcoyen. “Resulta evidente la necesidad de una transformación global hacia nuevos modelos que permitan alinear el desarrollo económico y la sociedad del bienestar con la disponibilidad de recursos que, en definitiva, es garante del desarrollo de la industria y del bienestar”, añadió Roque.

Por otro lado, la encuesta también ha revelado que, aunque los consumidores están cada vez más familiarizados con los aspectos ligados a la sostenibilidad y el consumo responsable, no conocen ni el significado ni el alcance de estos conceptos. Además, el análisis actual sobre el papel de las administraciones públicas y las empresas demuestra que la colaboración entre ambas será clave para el cambio hacia un nuevo modelo de consumo.

“El liderazgo pasa, inexorablemente, por la búsqueda de ventajas competitivas a través de la eficiencia y la integración de la sostenibilidad en el núcleo del negocio”, aseguraron las compañías españolas encuestadas por Deloitte.

“Las organizaciones líderes no pueden esperar el impulso regulatorio o el cambio en la demanda si no que deben perfilarse como actores impulsores del cambio”, señaló Roque.

This entry was posted in

Leave a Reply